Quiero rayos de sol… ¿naciente?


(Por Karian Lemorak)

La estamos viendo… sí, por fin, ahí está… ¡la luz al final del túnel! Los días son cada vez más largos, el calorcillo aprieta y nos van entrando ganas de desprendernos de nuestros fieles pantys, leggins y, sobre todo, de los abrigos que tanta falta nos han hecho este invierno. Alegraos porque ¡ya es PRIMAVERA! Y no solo en El Corte Inglés… en nuestras calles, en nuestros armarios y, primordialmente, en nuestros cuerpos serranos.

Ahora llega la gran pregunta ¿y qué me pongo yo ahora? Bueno, si habéis sido un poco avispadillas os habréis dado cuenta de que las firmas de moda, desde la haute couture hasta el low cost de andar por casa, hace meses que nos bombardean con las tendencias que van a causar furor en la primavera-verano 2013 (sí, mientras nosotras, almas cándidas, aún salíamos a la calle con bufanda y guantes…). Y si bien estas que voy a mencionar aquí no van a ser las únicas, son las que, para bien o para mal, a servidora le llaman más la atención.

No hay más que darse una vuelta por cualquier calle o centro comercial que se precie para fijarse en dos de las tendencias que llegaron primero a las tiendas: El neón y la combinación blanco-negro (mayoritariamente en rayas).

El neón es algo que, para aquellas (y aquellos) que hayáis vivido en los 80 y a principios de los 90, os traerá muy buenos recuerdos, y me resulta gracioso pensar que, hace cinco años, hubiéramos puesto cara de espanto si nos hubieran dicho que los colores neón volverían a formar parte de nuestro armario. Pues todos aquellos a favor de esta tendencia estarán de suerte, porque no desaparece, si bien es cierto que se ve un poco más relegada a complementos y detalles.


Casi al empezar el año, mientras aún estaban las rebajas de invierno, llegó pisando fuerte una tendencia urbanita y original que nos convertía en auténticos “pasos de cebra” andantes; hablamos, por supuesto, de la combinación y las rayas blanco-negro. Me atrevo a vaticinar que vamos a ver a chicas con este tipo de pantalones de rayas hasta en la sopa, a pesar de que las tiendas parecen haber echado el freno a esta tendencia.

Y vamos llegando al pódium, al top three de las que, para mí, son las tendencias ganadoras de esta primavera-verano…

Es decir la palabra verano y pensamos en sol, palmeras, arenas blancas, aguas cristalinas y… ¡una piña colada! ¡Un paraíso tropical! Pues eso es exactamente lo que nos proponen marcas como H&M (con su nueva campaña de baño protagonizada por la exuberante Beyoncé) o Pull & Bear. Puede que (al igual que yo) no tengas la suerte de pasar el verano en el Caribe, pero si lo que cuenta es la actitud, te sentirás como si lo estuvieras… (que sí, que el poder de la imaginación y la sugestión hace mucho… que me lo digan a mí).


Y continuamos con la tendencia que siempre es tendencia, aunque algunos años con más intensidad que otros, y éste parece ser de los que se llevan la palma. Hablo, cómo no, de la moda étnica (también conocida como hippie, aunque realmente cada término comprende unas características más específicas), que lleva a la máxima potencia la extendida creencia de que la moda es cíclica, porque nos visita cada cierto tiempo desde los años 60.

Al otro lado del charco, en California para ser precisos, algunos privilegiados han tenido la inmensa suerte de disfrutar del Festival de las Artes y la Música de Coachella, que tiene lugar cada año a finales del mes de abril, y que es cita obligada para aquellas celebrities que se sienten más étnicas. Diane Kruger, Kate Bosworth o Alessandra Ambrosio son asiduas a este evento y nos dejan los mejores looks festivaleros cada año, que nos servirán de inspiración a la hora de escoger nuestros outfits de estilo étnico esta temporada.
 
Si te sientes un espíritu libre y quieres conseguir estilismos como los que se han lucido en Coachella, sólo tienes que echar un ojo a marcas como Free People, Asos, Stradivarius o Pull & Bear entre otras. Shorts vaqueros deshilachados, blusas étnicas, crochet, collares de cuentas… y flecos, ¡muchos flecos!

Y finalmente… (redoble de tambores) nuestra ganadora, la tendencia que nos vuelve locas en El Desván de Casiopea y Andrómeda: ¡la Oriental chic!

La tendencia oriental la vimos encima de la pasarela el pasado otoño-invierno 2012/2013, pero lo cierto es que no hizo mucho ruido en las tiendas… Hasta ahora. Las tiendas se nutren de prendas de inspiración asiática para aquellas que nos moríamos por lucirlas. Chaquetas, pantalones, faldas, camisas o camisetas, en sedas, bordados y todos aquellos tejidos que nos transportan de un plumazo al Lejano Oriente, sin olvidarnos, por supuesto, de la prenda estrella: el kimono. ¡Gracias Stradivarius! ¡Gracias Pull & Bear! Nosotras definitivamente nos apuntamos a esta tendencia…





Comentarios