sábado, 22 de junio de 2013

Linkin Park

La historia de este grupo comienza en 1996 y desde entonces no han parado de tener éxitos. En un principio les costó mucho encontrar apoyo por parte de las discográficas, ya que su música parecía no calar entre los productores, pero no dejaron de intentarlo y, hoy en día, es uno de los grupos más reconocidos a nivel mundial.

Unos duros comienzos

En ese año 1996, la banda estaba formada por Mike Shinoda, Brad Delson (fundadores originales de la banda), Rob Bourdon (también compañerode escuela), Joe Hahn (conoció a Mike en la universidad de arte y se unió al grupo) y Mark Wakefield. A este último puede que muchos no le conozcáis, bueno, pues este chico fue el cantante durante la primera etapa del grupo, cuando aún no se llamaban Linkin Park, sino Xero. Pero debido a la falta de apoyo de las discográficas y demás, perdióla ilusión y dejó el grupo. Seguro que hoy en día se arrepiente bastante de esta decisión.

Poco después, y gracias a un amigo de Mike, este pudo escuchar una grabación de Chester Bennington cantando. Le habían comentado que este grupo estaba en busca de un vocalista y no se lo pensó dos veces a la hora de mandarles una demo con su voz. Por supuesto, Mike quedó encandilado de la voz de Chester, y no dudo un momento en ofrecerle su incorporación al grupo. Sin duda una de las mejores decisiones que pudo tomar Mike.

Pero por desgracia los problemas no acabaron aquí. El nombre original del grupo, Xero, ya estaba registrado, al igual que Hybrid Theory, el segundo nombre propuesto, y tuvieron que dejarse los sesos para ponerle un nombre a su música, así que a Chester se le ocurrió que podian llamarse Linkin Park, en honor al Parque Lincoln donde el grupo de amigos solía quedar.

Camino del éxito

Ya con una identidad propia, el grupo consiguió su primer contrato discográfico con Warner Bros. Records en 1999, y en tan solo un año, Linkin Park publicó su primer albúm, Hybrid Theory, en honor a aquel nombre fallido y que tan bien define su música. Gracias al apoyo de los fans en Internet y al comienzo del auge de las redes sociales, el grupo se fue haciendo conocido, y pasó fronteras. Este primer disco les reportó un éxito y un reconocimiento por parte de grupos veteranos como Korn o Staind que no han perdido a día de hoy. Canciones como “Crawling”, “In the End”, “One Step Closer”, “Papercut” y “Points of Authority” están en la memoria de todos los fans y no faltan nunca en ninguno de sus conciertos, aún a día de hoy con varios discos publicados.

En 2003, y con los fans esperando nueva música, Linkin Park lanzó su primer directo, Live in Texas, donde dejan de manifiesto su calidad indiscutible en directo, la cual mejora año tras año.

En ese mismo año, la banda publicó su segundo disco de estudio, Meteora. El esperado regreso del grupo fue su confirmación como una de las grandes bandas de nu metal actuales. Con este disco también consiguieron grandes éxitos como “Somewhere I belong”, “Numb” y “Breaking the Habit”, canciones que ya forman parte de la historia, sobre todo Numb.

Habría que esperar hasta el 2007 para disfrutar de un nuevo disco de estudio, Minutes to Midnight. En este disco, el grupo cambia un poco su estilo de música, influenciado también por el cambio de productor, y debido a esto no recibió sus mejores críticas. Muchos fans no entendieron el cambio de estilo de la banda, que lo creyeron más melódico y mucho menos rockero, perosi es cierto que, como ellos han comentado en más de una entrevista, no paran de experimentar, de buscar sonidos nuevos para poder ofrecer a los fans un nuevo concepto cada vez que compran uno de sus discos. Pese a las duras críticas, el grupo obtuvo cierto éxito, y nuevos adeptos, con canciones como “What I´ve done?”, “Bleed it out”, “Shadow of the Day”, “Given up” y “Leave out of the rest”.

En 2010 Linkin Park volvió a la palestra gracias a A thousand Suns. Al igual que el anterior disco, este también fue bastante criticado por parte de los fans antiguos ya que sentían que poco a poco Linkin Park iba perdiendo identidad. Si es cierto que ese sector no es muy grande, y la gran mayoría de los fans seguimos fieles a su estilo de música. Canciones como “The Catalyst”, “Waiting for the end”, “Burning in the Skies” y “The Iridiscent” llegaron a los primeros puestos de las listas de éxitos con mucha facilidad.

El último disco, hasta la fecha, de Linkin Park es Living Things. Publicado en el verano del 2012 llegó como
un soplo de aire fresco para todos los fans. Hasta el momento sólo se han publicado tres sencillos: “Burn it Down”, “Lost in the Echo” y “Castle of Glass” las canciones más aclamadas por los fans. Por el momento se encuentran de gira con este disco, sin fechas previstas para España también hay que decirlo, y poco a poco intentan recuperar el favor de esos fans que se perdieron por el camino.

Un mundo aparte de Linkin Park

A lo largo de la historia del grupo, se han encontrado con proyectos paralelos y colaboraciones muy especiales.

El primero en sacar adelante un proyecto paralelo fue Mike Shinoda, el rapero y segundo cantante del grupo, con su grupo de rap de toda la vida, Fort Minor. Con la ayuda de Jay Z, en 2005 lanzaron su primer y único albúm, The Rising Tied.

Por su parte, Chester Bennington lanzó junto con DJ Lethal el proyecto Dead by Sunrise, cuyo primer y único disco también, Out of Ashes, vió la luz en octubre de 2009. Actualmente Chester ha confirmado su unión al grupo Stone Temple Pilots, eso si, sin dejar Linkin Park en ningún momento.

Con respecto a estos proyectos, de momento ninguno ha sacado o tiene previsto sacar un segundo sacar disco.

Ya como grupo, el grupo ha tenido multitud de colaboraciones, entre ellas formando parte de las bandas sonoras de las películas de Transformers y Crepúsculo, esta última con grandes críticas negativas por parte de los fans más cerrados del grupo.

Jay Z ha tenido una gran influencia en Linkin Park, llegando a hacer con ellos un disco de versiones, donde mezclaron canciones del rapero y del grupo, llamado Collision Course.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada