martes, 2 de julio de 2013

La Hermandad de la Daga Negra, de J.R. Ward

~ Trasfondo ~

La Hermandad de la Daga Negra es una serie de libros escrita por la autora estadounidense J.R. Ward (pseudónimo de Jessica Bird, con cuyo nombre firma novelas románticas que nada tienen que ver con estas) en el que relata la sangrienta lucha que enfrenta a vampiros y restrictores (o lessers) en la ciudad de Caldwell, Nueva York.

Según señala la Wikipedia, los enemigos de los vampiros son seres sin almas que se enfrentan a seis guerreros de su raza enemiga,  que forman parte de La Hermandad de la Daga Negra y se encargan de proteger a sus iguales de la amenaza de la Sociedad Restrictora. 

Mientras que los humanos sin alma son comandados por El Omega, un místico y malévolo ser que carece del poder para crear vida, los vampiros cuentan con la Virgen Escribana, archienemiga del Omega, a la que odia por su capacidad para crear vida. Para que esta salvedad no suponga un problema para él, engaña y convierte humanos en restrictores, a los que manda a luchar contra los hermanos.

En esta saga, J.R. aúna acción y peleas llenas de adrenalina con amor sobrenatural, siempre cargado con altas dosis de erotismo y sexo. Creo que esto es lo que más llama la atención de esta saga, la moda ha hecho que lo que más venda sea el amor, la dulzura y el hecho de atravesar fronteras, este libro une a la parte tierna del asunto con lo que hacen los protagonistas en la cama, lo brutalmente sexuales que pueden ser. Si a esto le sumamos una sociedad perfectamente construida y unas historias que te dejan sin aliento, es lógico que las legiones de fan de Ward se multipliquen a cada paso que da.

Sobre la sociedad vampírica, la escritora nos da una nueva vuelta de tuerca y nos presenta a unos luchadores vampíricos altos, anchos de hombros y muy alejados de los pálidos chupasangres a los que estamos acostumbrados por la literatura, el cine o la televisión. Además, según la idea que JR Ward, los vampiros son animales 100% sexuales, que sólo beben sangre de una mujer de su especie y que son capaces de teletransportarse a grandes distancias, son guerreros, fuertes, poderosos y destructivos.

Las escenas de sexo no son aptas para todos los públicos y en ocasiones yo misma he tenido que cerrar el libro y dejarlo un rato, porque (como siempre digo) me paso la vida oscilando entre la vergüenza y la ternura. Porque estos libros no dejan de ser libros románticos y siempre es el amor el protagonista final de todo ello, aunque no es lo único. Pues las escenas de combate, así como la sociedad vampírica (con sus tradiciones milenarias, su nobleza y su abolengo) también acaparan toda tu atención a la hora de leer estos libros.

~ Los Hermanos ~

Aunque la comunidad de la Daga Negra verá cambios en su población, para no cometer el error de destriparos los libros, os hablaré de los principales componentes de la Hermandad y os daré una pequeña opinión de cada uno de ellos.

1. Wrath: Es el rey de los vampiros, pero nunca ha querido ocupar ese puesto y ha preferido estar en las filas de la Hermandad, como líder, pero también como brazo armado, pues es el vampiro con la sangre más pura y es muy poderoso. Es enorme, tiene una larga cabellera negra lisa que acaba en un pico de viuda en su frente y siempre oculta sus ojos tras unas gafas de sol, porque tiene muy poca visión. El libro dedicado a Wrath es Amante Oscuro, el primero de la saga y debo decir que es mi favorito, Wraith es insuperable, es fuerte, borde, duramente realista y con un pasado lleno de dolor, acaba siendo un punto clave en todo el hilo argumental de la historia. Además su historia romántica es explosiva y le lleva hacer cosas que nunca se hubiera imaginado haciendo, su capa de autosuficiencia y responsabilidad parece resquebrajarse.

2. Rhage: También conocido por sus hermanos como Hollywood, es el más apuesto (una belleza de ojos azules y cabello rubio de casi dos metros al que le encantan los caramelos) y fuerte de todos los Hermanos, al menos físicamente, da la sensación de parecer un poco alocado y superficial, pero oculta un secreto. Debido a haber ofendido a la creadora de la raza, la Virgen Escribana, tiene un problema: si se enfada demasiado se transforma en una monstruosa bestia con forma de dragón que le viene bien para pelear pero que le deja hecho unos zorros después. Su libro es Amante Eterno y Rhage, a pesar de lo que pueda parecer es tenaz y desprendido, capaz de renunciar a sí misma para proteger aquello a lo que ama.

3. Zsadist: Z es el favorito de casi todas las fans y razón no les falta, porque este vampiro es el más duro, cruel, arisco y dañino (tanto consigo mismo como con los que le rodean). Cuando acababa de nacer (es el hermano gemelo de Phury, ya hablaré de él más adelante) lo secuestraron y lo convirtieron en esclavo de sangre, lo que hizo que cambiara completamente, hasta sus ojos dorados se volvieron negros del maltrato constante al que se vio sometido. Fue su hermano Phury quien lo rescató y lo trajo de vuelta, pero su hermano no era como él. Con el rostro lleno de cicatrices y con tatuajes de su extraño pasado, Zsadist es temible: alto, delgado y con el cabello rapado. Su historia se cuenta en Amante Despierto y aunque me gusta mucho, creo que se ha creado demasiado mito alrededor del personaje y no es para tanto.

4. Vishous: Es uno de los hermanos más misteriosos, es el más inteligente y domina más de una docena de idiomas, además es un experto en tecnología y sistemas de seguridad. Es moreno y posee unos extraños ojos diamantinos, además tiene varios tatuajes, uno recorre su sien y otro lo tiene en torno a los testículos, estas marcas se las hizo su propio padre, un vampiro guerrero conocido como El Sanguinario. Su ojo derecho tiene la capacidad de ver el futuro y siempre debe llevar cubierta también su mano derecha, pues es un arma de destrucción. Su historia podéis leerla en Amante Desatado. Vishous es el que tiene las costumbres sexuales menos convencionales y en ocasiones resulta un listillo, pero tiene buen corazón y así lo demuestra cuando le toca protagonizar su propio libro.

5. Phury: Phury es el hermano gemelo de Zsadist, aunque no podrían tener menos en común, mientras Z es brutal y pendenciero, Phury es amable, bondadoso y capaz de hacer cualquier cosa por los demás, de hecho perdió una pierna por salvar a su hermano. El atractivo Phury, tiene el cabello multicolor y unos asombrosos ojos dorados, parece sentir que el mundo pesa más que él, de ahí su adicción al humo rojo, una droga que compra en uno de los “selectos” clubs de la ciudad. El más amable y tierno de los hermanos, lo que muchas veces le ha metido en más de un lío que no os desvelaré, nos abre su corazón en Amante Consagrado.

6. Thorment: Tohrment, apodado cariñosamente por todos como Thor es otro de mis grandes favoritos, es un alto moreno de ojos azules y pelo corto. Es el más tranquilo de los hermanos, al menos en apariencia y también el más familiar, pues está casado con la pelirroja Wellsie, que está esperando un bebé. Conciliador y, en muchos asuntos, la mano derecha de Wrath, Thor intenta abogar por un buen funcionamiento de la Hermandad y por el cumplimiento de las normas. A lo largo de los libros se le coge cran cariño, podemos conocerle un poco más en Amante Renacido.

~Más información ~

La saga finalmente tendrá once tomos, en los que se cuentan las historias de muchos personajes del mundo creado por JR Ward, todos los libros en su título la palabra ‘Amante’ y cuentan la historia de uno de los vampiros. Normalmente, al final de cada obra, la autora te insinúa quién será el protagonista de la siguiente, un recurso que hace que tengas más ganas de leer.

Algunas de las féminas de esta saga pueden llegar a hastiar, pero hay otras muy guerreras que no dejarán de engancharte. Por poner un ejemplo, Beth Randall, la protagonista del primer libro, es una mujer hecha a sí misma, trabajadora, independiente y llena de recursos.

Los restrictores huelen a talco de beber y cuando los transforman guardan su corazón en un jarrón. En realidad no mueren, vuelven al Omega, que fue el que los transformó, con el consiguiente enfado del maligno. Conforme pasa el tiempo desde su transformación, van perdiendo el color en los ojos y en cabello, de manera que se vuelven cada vez más parecidos entre ellos y menos individuales. La pérdida de la identidad es un tema que se trata en uno de los libros.

La Virgen Escribana es un ser vestido de negro al que nunca se le ve la cara y que parece flotar en lugar de andar, envuelta siempre en un brillante halo de luz. Es menuda pero compacta, y todos sus hijos la veneran, sobre todo las elegidas, unas vampiras que viven “Al Otro Lado” y que acuden a la llamada de los guerreros en busca de sangre u otras necesidades.

No quiero contaros mucho más para no estropearos la sorpresa, sólo deciros que es una de mis sagas favoritas de este estilo y que resumo en la siguiente frase: Amor, sexo, celos, tradición, poder y otros elementos propios de la novela romántica se unen en estas historias sobrenaturales convirtiéndose en algo único.

Aunque, como todo, también tiene ciertos detalles que no terminan de convencerme, el más claro es que J.R. Ward siempre encuentra la manera de que todo tenga sentido o el final que ella ha ideado en su cabeza, en ocasiones tomando decisiones que no han terminado de convencerme. Otra cosa que tampoco me entusiasma es que las relaciones se desarrollan a toda velocidad, son un continuo aquí te pillo, aquí te mato. Pero estos detalles no hacen que la saga pierda mi atención o gusto. 100% Recomendable para quien le guste el género.

Si ya habéis leído a JR y sus vampiros os han llegado al corazón, también os recomiendo otra saga que actualmente está gestando (ha sacado un par de libros y el tercero tiene que estar a punto de aparecer en nuestras librerías): Ángeles Caídos. En este caso, la escritora nos lleva a la eterna batalla entre ángeles y demonios, con un protagonista de lujo, Jim Heron, un antiguo militar que pronto se convertirá en alguien difícil de olvidar. De momento ya tenemos traducidos Codicia y Deseo, a la espera del tercero de la saga, que en España se traducirá por Envidia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario