Rol en vivo

En esta ocasión en la sección de rol quiero contaros una experiencia que tuve hace unos dos años, en un verano, cuando asistí a la primera partida de rol en vivo de mi vida, y de momento la última.

No son muchos los detalles que recuerdo, pero voy a contaros un poco como fue. En primer lugar, nos juntamos un grupo de gente en uno de los foros donde antes posteaba, no se sabía mucho del tema aún, pero se pedía un príncipe, una princesa, un cura, una ama de llaves… y algunos extras más. La verdad es que la idea me resultó muy atractiva y no dude en apuntarme. Cuando finalmente se pudo disponer de una casa, se puso fecha y hora para esa partida.

Antes de ese día, quedamos todo el grupo para que los master nos dieran nuestros roles, preguntáramos dudas y nos distribuimos para llevar las cosas a la casa en cuestión, sobre todo comida y ropa.

En definitiva, que el día llegó. Llegamos a la casa y los preparativos nos llevaron toda la tarde, ya que la partida estaba pensada para la noche.

La historia, según la recuerdo, era así: el rey acababa de morir en extrañas circunstancias y el príncipe y la princesa se veían en la tesitura de tener que encontrar al asesino de su padre entre todos los asistentes a la multitudinaria cena que habían organizado. Sucesos extraños pasan durante la cena: cambios de personalidad, gente que desaparece de manera misteriosa, identidades que se revelan…

La verdad es que los master se lo trabajaron mucho, sobre todo porque eramos muchas personas y era complicado poner de acuerdo a tantas personas. Si no hubiera sido por ellos, todo habría sido un desastre.

Personalmente, yo era la princesa, y la verdad es que me divertí mucho, porque apenas tenía idea de nada y todo me pillaba por sorpresa. Me dieron el papel de la típica princesa, niña de papá, que apenas se entera de nada, pero bueno, me prestaron un vestido muy bonito, me peinaron y maquillaron y hasta tenía una corona, así que en ese aspecto fue muy divertido.

Pese a que la partida se alargó bastante, me lo pasé muy bien y la verdad es que me he quedado con ganas de repetir la experiencia, de poder meterme más de lleno en un papel, ya que cuando se hace una partida en una mesa, no se tiene tanta libertad de movimiento y de poder expresar tus sentimientos de un modo más natural.


Desde aquí os insto a que, si os ofrecen esta experiencia, no dudéis en aceptarlo, al principio te encuentras muy cortado, al menos en mi caso, pero gracias al resto te metes de lleno en el papel sin ningún tipo de problemas.

Comentarios