Dragones y Mazmorras


Cualquier friki que se precie conoce (aunque sea de oídas) la serie nostálgica de este mes. Se trata de Dragones y Mazmorras, una serie de televisión basada en el archiconocido juego de rol Dungeons & Dragons, que acaba de cumplir 40 años.

La serie fue coproducida por Marvel Comics y TSR y se emitió por primera vez por la CBS en EEUU en el año 1985. Pese a la gran acogida que tuvo (también en nuestro país) la serie no estuvo exenta de críticas por su violencia y porque se relacionaba con cierto contenido ocultista. A pesar de ello, ha sido emitida en diversos canales internacionales hasta hace pocos años.

La historia trata de un grupo de jóvenes que se ve transportado a otro mundo mientras montan en el parque de atracciones en Dungeons & Dragons, un paseo en montaña rusa en el que verán diversos monstruos. Sin previo aviso, se ven transportados a otro mundo, donde rige la realidad del conocido juego de rol. Allí, conocerán al Amo del Calabozo, que les otorgará armas especiales a cada uno y les servirá de guía. Este personaje no deja de recordar al director de juego de los juegos de rol.

La historia se centra en el regreso de los niños a casa y en su batalla contra Venger y el dragón Tiamat (enemigos a la vez entre sí). Los chicos son Hank, el arquero, Diana, la acróbata, Sheila, la ladrona, Eric, el caballero, Presto, el mago y Bobby, el bárbaro. Además, les acompaña la unicornia Uni, un personaje un tanto odioso, si se me permite decirlo en esta parte del artículo.

Lo cierto es que Dragones y Mazmorras era una de las series que más me gustaban en mi infancia. Creo que tenía ese “componente friki” que más tarde se aposentaría en mi persona a pesar de que el juego de rol en el que se basa esta historia no me hace demasiado chiste.

La serie estaba llena de aventuras, de misterios y de batallas, pero creo que (tal y como otras de los años 80) quería transmitir un mensaje, en este caso la capacidad de unos chicos venidos de la ciudad y con todas las comodidades para ser autosuficientes. Lo han tenido todo, pero de pronto tienen que enfrentarse a situaciones extremas a las que no están acostumbradas.

A pesar de la violencia que contenía la serie, siempre me pareció muy buena y muy divertida. De hecho, mi anhelo secreto era que naciese una historia de amor entre el guapo arquero y la pecosa ladrona. La Wikipedia apunta a algunas teorías de fans, pero siempre se quedaron en simples hipótesis entre los aficionados, una pena.

En cualquier caso, si os gustó Dragones y Mazmorras siendo niños, os recomiendo no verla ahora. Yo lo intenté hace unos años y me quedé fría, así que lo dejé automáticamente, prefiero quedarme con mi buen recuerdo infantil. A veces es mejor dejar el pasado en el pasado.

Comentarios

  1. <3 Dragones y Mazmorras... quien no la haya visto (sea friki o no..) no tiene infancia!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario