miércoles, 30 de abril de 2014

Cuidando del espejo del alma

El otro día me comentaba una amiga que, de un día para otro, se había empezado a obsesionar con las pequeñas arruguitas que comenzaban a aparecer de forma descarada en el extremo de los ojos… sí, las temidas patas de gallo: “¿Pero qué dices? ¡Estás estupenda! Si todavía somos muy jóvenes!” contesté yo casi sin pensar; pero al llegar a casa y fijarme en la cantidad de cremas, cosméticos y lociones milagrosas que pueblan tanto mi tocador como mi cuarto de baño, me di cuenta de que quizás yo también estaba un poquito obsesionada.


Vale que aún el tema de las arrugas no me preocupa mucho, pero cuando una empieza a acercarse a la temida tercera decena de edad (sí, tengo casi 30 muy bien llevados, pero aun así, eso de que los 30 son los nuevos 20 es algo que sin duda se ha sacado de la manga un treintañero), una sistemáticamente empieza a preocuparse por su piel, y si no lo hace, debería empezar a hacerlo.
Por eso quería haceros partícipes de mi rutina de cuidados faciales y recomendaros algunos productos que a mí me han funcionado muy bien. De todas formas, una cosa que hay que tener clara desde el principio es que la piel de cada uno es todo un mundo, y algo que a mí me viene bien, que tengo la piel normal aunque algo sensible, a lo mejor a otra persona con la piel mixta, grasa o seca no sólo no le da ningún resultado, sino que incluso le viene mal. Además, si vuestra piel tiene algún tipo de problema severo, como acné por ejemplo, mi primera recomendación es sin duda que os pongáis en manos de un dermatólogo, que os dará una rutina y unos productos específicos para vuestra afección.

1. LIMPIEZA



Limpiar el rostro es muy importante y yo lo hago cada mañana y cada noche, incluso aunque no me haya maquillado. Para la limpieza diaria utilizo dos productos:


- Agua micelar Sensibio H2O de Bioderma
Es el producto que uso como desmaquillante, y es que tras muchos años sin soportar bien los productos para desmaquillar en formato leche o aceite, descubrí las aguas micelares y me enamoré. No contienen jabón, respetan el equilibrio de la piel y eliminan el maquillaje de forma suave y eficaz. Esta marca en particular es la que mejor le ha venido a mi piel de todas las que he probado (Bioderma también tiene la vertiente Sébium de su agua micelar para pieles grasas), pero podéis encontrar algunas más económicas que tampoco están nada mal (la de Mercadona, por ejemplo).



- Gel limpiador Cleanance de Avène
Tampoco contiene jabón, pero sin embargo limpia la piel en profundidad, purifica y se lleva la grasa al 100% (como ya he dicho, mi piel no es grasa, sino normal, por lo que quizás este gel la reseca un poco más de lo que me gustaría). La piel está luminosa y muy fresquita tras usarlo. Limpia perfectamente cualquier tipo de maquillaje y respeta muchísimo la piel (el precio ronda los 12€, pero puede duraros 4 o 5 meses tranquilamente… en Mercadona también tienen un gel limpiador bastante decente si buscáis un precio más razonable… ¡parezco una promoción del supermercado! ¡Jajaja! Pero es que hay que admitir que la mayoría de sus productos cosméticos tienen muy buena relación calidad-precio).

2. HIDRATACIÓN

Para este paso soy un poco quisquillosa, y es que no me gustan las hidratantes que dejan la piel muy grasienta y, como mi piel no necesita una hidratación excesiva, elijo cremas ligeras o de acabado más bien mate.
- Crema ligera hidratante de Sephora
Su acción perfeccionadora de la piel la deja más bonita al instante, y previene los signos del envejecimiento gracias a su acción antioxidante; además, al ser ligera, deja la piel suave e hidratada pero no grasa. Yo llevo varios años usándola como crema de día, después de la limpieza, y me sigue encantando.



-  Crema xhekpon para cara, cuello y escote
La mítica y polémica crema que viene con leyenda urbana incluida. Cuentan por ahí que un día vieron a Isabel Preysler salir del cuarto de baño de un aeropuerto con un tubo gastado de esta crema en la mano. A partir de entonces, se dice que esta crema es el secreto de la eterna juventud de la Preysler, y todo el mundo se lanzó en masa a comprarla, dividiéndose luego en dos grupos: los que la aman y los que la odian. A decir verdad, comprendo por qué tiene tantos detractores: parece una pomada, huele muy fuerte y es bastante seca… pero a mí me gusta mucho el resultado que deja en mi piel. Es antiarrugas y contiene colágeno, centella asiática y aloe vera. Yo la utilizo por la noche, tras haber usado los productos limpiadores del rostro en la ducha y, aunque llevo usándola poco tiempo, siento que me deja la piel mucho más tersa. Se compra en farmacias y cuesta sólo unos 5€.


- Contorno de ojos “Avocado” de Kiehl’s
Es un contorno de ojos súper hidratante a base de aguacate. Me encanta la hidratación que proporciona aunque, al no ser antiarrugas ni descongestionante, no elimina los tres elementos más problemáticos del área del ojo: bolsas, ojeras y líneas de expresión. Así que, si son estas cosas las que os preocupan, este no es el contorno que más os conviene.

3. CUIDADOS ESPECÍFICOS

Mi principal preocupación en lo que se refiere a mi piel son las manchitas. Soy muy blanca de piel y bastante fotosensible, por lo que hace algún tiempo empezaron a salirme algunas manchitas producidas por el sol, por lo que utilizo algunos productos específicos para evitar su aparición o para hacer desaparecer las ya existentes. Con respecto a este tema, os diré que he probado infinidad de productos, desde la crema despigmentante de Mercadona a otros de alta gama, y ninguno me las ha hecho desaparecer, aunque sí que es verdad que con mucho esfuerzo he conseguido atenuarlas.



- Clearly Corrective Dark Spot Solution Sérum de Kiehl´s
Es un sérum desarrollado para conseguir un rostro más luminoso mientras hace frente a la aparición de manchas oscuras, irregularidades de la pigmentación e hiperpigmentación. Lo utilizo tras la limpieza del rostro y antes de aplicar la hidratante. Como os he dicho, no ha eliminado todas la manchitas, pero de todos los productos despigmentantes que he usado, este es sin duda el que mejor resultado me ha dado.



- Protector solar SPF +50 de Avène
No os podéis imaginar el daño que el sol hace en nuestra piel, por no hablar de la forma en la que la envejece visiblemente. Para mí, el protector solar SPF50 es indispensable antes de salir a la calle (si me maquillo, lo uso bajo el maquillaje). Uso este porque me gusta su textura ligera, pero podéis decantaros por la marca que más os guste, siempre y cuando lo uséis a diario.


- Mascarilla exfoliante GlamGlow Youthmud
Este producto no tiene nada que ver con las manchitas. Es una mascarilla de barro que descubrí hace relativamente poco y que me ha dejado realmente impresionada… y por lo visto no sólo me ha impresionado a mí, sino que esta marca francesa ha conquistado Hollywood y se ha vuelto un indispensable de la industria del cine. No es para menos, porque desde su primera aplicación los resultados son sorprendentes: la piel queda reluciente, totalmente limpia sin impurezas, sin grasa, sin brillos artificiales, fresca... reduce los poros, hace desaparecer los malditos “puntitos negros” de la nariz, unifica el tono… ¡parece una piel nueva! Os juro que no exagero, ¡estoy totalmente encantada! Lo malo (sí, siempre hay algo malo) es su precio, que ronda los 50€… pero yo creo que si al comprarla evitas por los menos dos visitas para que te hagan una limpieza de cutis, habrá valido la pena.


Bueno, eso es todo por hoy, espero que os haya servido de ayuda y que sigáis algunos de mis consejos (jijiji). Mi última recomendación: la salud de la piel no sólo depende de factores externos, beber mucho agua y comer sano ayudan a cuidarla, mientras que el alcohol y el tabaco hacen estragos en ella… así que cuidaos por dentro y se notará por fuera, al fin y al cabo, la cara es el espejo del alma. 

By Karian Lemorak

No hay comentarios:

Publicar un comentario