La figura élfica: diferentes visiones


Seguro que muchos de vosotros sois grandes lectores, devoradores de historias y bebedores de páginas, y como una servidora también lo es este especial de abril va dedicado a todos vosotros.

En esta ocasión quiero hablaros de unos seres que llevan años, que digo, siglos, poblando las historias de miles de libros y, por suerte, lo que les queda por ofrecernos. Estoy hablando de los misteriosos elfos, esas criaturas que han adoptado formas tan dispares como los gráciles e inmortales elfos de El Señor de los Anillos de Tolkien o los sirvientes y mansos elfos domésticos de Harry Potter.

Por eso, y porque me parecen unas criaturas muy interesantes voy a hablaros de ellos en las dos obras que os he puesto anteriormente y de otras muchas cosas más.

Pero empecemos por el principio. ¿Qué es un elfo? Los elfos son criaturas de la mitología nórdica y germánica. Originalmente se trataba de una raza menor de la fertilidad y representados como hombres jóvenes y mujeres de gran belleza que viven en bosques, cuevas o fuentes. Se les consideraba como seres de larga vida o inmortales y con poderes de vida.

La verdad es que esta descripción es, como ellos, misteriosa, por eso nos vamos a adentrar un poco más en como son elfos y en su papel en la literatura. Los elfos aparecen en diversas literaturas orales europeas, entre ellas la escandinava y la inglesa. Al igual que los silfos, son seres que simbolizan el aire, la tierra, el fuego.

En la mitología nórdica estaban divididos en dos categorías: por un lado los elfos de luz, que habitaban en el cielo, y los elfos oscuros (o de color negro) que vivían bajo la tierra o en montículos y tumbas. Estos últimos son muy difíciles de separar de los enanos.

En este sentido, su imagen fue depreciándose hasta caer prácticamente en el olvido la concepción del elfo como una persona alta y hermosa, sustituyéndose por la de una criatura pequeña y revoltosa.
Pero, ¿en qué libros podemos encontrar elfos?

EL SEÑOR DE LOS ANILLOS de J.R.R. Tolkien


En las obras de J. R. R. Tolkien, los elfos son seres poderosos, excelentes músicos y artesanos, aunque solo los noldor entre ellos pueden superar la maestría de los enanos en la metalurgia; además los elfos fueron las primeras criaturas en crear un lenguaje hablado y escrito, y en muchos casos los idiomas de la Tierra Media derivan de ellos. En algunos momentos se alían con los hombres para enfrentar un enemigo común, pero por lo general prefieren tener poco trato con ellos. Según la obra de Tolkien, estos seres se encuentran «atados al mundo», y al contrario que los hombres que tienen los dones de poder labrar su propio destino y de la mortalidad, su destino está ligado a la canción que creó al mundo.

En este fragmento se puede ver como Tolkien describía a los elfos:

Celeborn y Galadriel… estaban vestidos de blanco, y los cabellos de la Dama eran de oro, y los cabellos del Señor Celeborn eran de plata, largos y brillantes; pero no había en ellos signos de vejez, excepto quizás en lo profundo de los ojos, puesto que eran penetrantes como lanza a la luz de las estrellas, y, sin embargo, hondos como pozos de recuerdos”.
(El Señor de los Anillos, J.R.R.Tolkien, Ediciones Minotauro, S.A. 7a reimpresión, pág.381

Como se puede ver Tolkien era un amo de las letras, y con esas descripciones podías crear en tu mente una imagen perfecta de lo que eran los elfos para él, seres impenetrables, viejos como la Tierra y con una sabiduría que rallaba lo divino, nos hacía llegar esa sensación a través de sus palabras.

Sin duda alguna, y esto ya es una opinión personal mía, los elfos de El Señor de los Anillos son los que más me gustan porque, aunque en muchas ocasiones muestren cierto egocentrismo o superioridad con respecto al resto de razas, son seres tan puros y etéreos que lo único que puedes hacer es admirarlos.

HARRY POTTER de J.K. Rowling


En la saga de la también inglesa J.K.Rowling, nos encontramos otro tipo de elfos totalmente diferentes. Son los denominados elfos domésticos fieles sirvientes de magos y brujas de la alta sociedad mágica, obedeciendo incondicionalmente los deseos y órdenes de sus amos.

Tienen poderes mágicos poco explicados (entre ellos la capacidad de aparecerse y desaparecerse), y portan vestimentas sucias y descuidadas. Están  reprimidos y consideran una gran vergüenza ser liberados, pero pueden ser liberados si su amo les regala una prenda de vestir (como en el segundo libro de Harry Potter él se las ingenia para poner un calcetín en un libro y así liberar a Dobby).

La concepción de los elfos de Rowling es, cuanto menos curiosa, porque se parecen bastante a esos elfos oscuros, que vivían bajo tierra y acabaron siendo pequeños y revoltosos. El hecho de que tengan cierto poder mágico les da ese aura de misterioso que rodea siempre a esta raza en cualquier libro que se precie.
Si es cierto que a mi personalmente estos elfos me resultan muy simpáticos y adorables, pero por otro lado creo que Rowling podría haberlos tratado de manera diferente.

REINOS OLVIDADOS de R.A. Salvatore


En estos libros la concepción de los elfos es la siguiente: Los Elfos son los descendientes de los Eldarines, también conocidos como "Altos Elfos" o "Elfos Grises".

La historia de esta raza es considerablemente larga. Los Elfos son natales de otro mundo o plano llamado Faerie, del cual deriva el nombre de Faerûn. Colonizaron gran parte del continente, en especial los bosques de Cormanthor entre otros. Sin embargo no tardaron en entrar en conflicto con otras razas, sobre todo con los Orcos, los Humanos y los Elfos Oscuros que habitaban en la superficie hasta después de La Guerra de la Corona. Debido a tantas guerras y al cada vez mayor contacto que tenían con las demás razas, los Elfos decidieron crear un refugio para ellos: la Isla de Siempre Unidos.

Estos longevos seres se dividen en 7 subrazas:
  • Drows o elfos oscuros: De piel negra, cabello blanco o amarillo muy pálido y ojos rojos (en la oscuridad) y pálidos (a la luz del día), a excepción de unos pocos son seres de alineamiento maligno y adoradores de deidades como Lloth en las profundidades, o de su hija Elistrae en la superficie. Son odiados por el resto de las razas de Faerûn, especialmente por los demás elfos. Viven mayoritariamente en la Antípoda Oscura, en ciudades como Menzoberranzan y Ched Nasad.
  • Elfos del bosque: Con piel de color cobre con matices verdes y ojos castaños, verdes o avellanas, son solitarios aunque no tanto como los elfos salvajes. Suelen ser de alineamiento caótico bueno, y viven en regiones como el Bosque Alto (mayoritariamente), aunque también otros lugares como Tethyr.
  • Elfos plateados o elfos lunares: De piel muy clara (azulada cuando se ruborizan), son los elfos más abundantes y más tolerantes con los humanos. También son conocidos como elfos grises.
  • Elfos salvajes: De piel bronceada y cabello moreno o castaño claro, es difícil verlos ya que viven en las profundidades de los más frondosos bosques.
  • Elfos dorados o elfos solares: De piel dorada, cabello de color oro, cobre o negro y ojos verdes o dorados viven casi exclusivamente en Siempreunidos, en su lengua Eternion, una isla donde no se permite el paso a los no-elfos. También se les encuentra en Luna Plateada y otros lugares.
  • Elfos marinos: Los elfos marinos son también llamados elfos acuáticos o de agua. Se dividen a su vez en dos ramas: los del gran mar y los del mar de las estrellas caídas. Los elfos del gran mar son radiantes en distintas tonalidades de verdes profundos, con manchas irregulares amarronadas formando franjas por todos sus cuerpos. Los elfos del mar de las estrellas caídas tienen distintas tonalidades de azul con manchas y franjas blancas, ambos tienen la misma variedad de ojos y color del pelo que puede hallarse en todos los pueblos élficos, y todos tienen las manos y pies palmeados, y la habilidad de respirar bajo el agua.
  • Elfos alados o Avariel: Los elfos alados son muy poco conocidos y misteriosos, e incluso para otros elfos. Poseen una belleza casi etérea, siendo su rasgo más característico sus alas blancas. Viven en Mirravin, una ciudad en las montañas.

El principal dios de la mayoría de los elfos que no son drows es Corellon Larethian, el dios élfico de la guerra, a pesar de poder seguir al resto de los Dioses del Seldariné (panteón élfico). Según la creencia, por cada gota de sangre que derrama Corellon en la batalla nace un niño elfo. Sin embargo, los drows adoran principalmente a Lloth, que fue expulsada del Seldariné por su esposo, Corellon Larethian, junto a sus hijos Eilistrae y Vhaerun, además de que los Elfos Oscuros sienten una gran devoción y respeto hacia las arañas, que para ellos es un símbolo sagrado que representa a la diosa Lloth. (Información extraída de Wikipedia)

Esto es solo un pequeño arañazo dentro de la larga mitología que hay detrás de los elfos, sin duda se seguirán escribiendo historias sobre ellos y seguirán viviendo eternamente.

Comentarios

  1. Muy documentado e interesante el artículo. Viendo que te gustan los elfos, te recomiendo que leas "Los Reyes Elfos" de Víctor Santos, un comic muy épico.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! y tomo nota de tu recomendación, ya que los Elfos me encantan y siempre es bienvenida lectura nueva :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario