lunes, 14 de abril de 2014

Salón del Manga de Jerez 2014


El primer fin de semana de abril, en concreto el 4, el 5 y el 6 tuve la oportunidad de acudir al décmoquinto Salón del Manga de Jerez de la Frontera. Hacía cuatro años que no iba, pero el evento no desmereció en absoluto, de hecho lo vi bastante animado en comparación a otras ocasiones, como en años anteriores pasé por el Instituto Ferial de Cádiz (Ifeca) el sábado y comí allí.

Para acceder al recinto las colas eran muy largas, de hecho hablando con algunos amigos me enteré que había habido esperas de hasta una hora, lo que quitó cierto brillo a la organización, aunque demuestra que somos muchos los amantes de este mundo. A pesar de ello, (mi acompañante y yo habíamos obtenido la entrada por Internet y solo tuvimos que permanecer al sol unos 10 minutos) fue un encuentro digno de recordarse. Cosplays, videojuegos, concursos, charlas, talleres, música y muchas tiendas fueron los protagonistas. La calidad de las actividades, como era de esperar, sigue mejorando, así como el entusiasmo y los atuendos de los cosplayers.

Como cada año, miles de personas se reunieron en el emplazamiento. Lo bueno del recinto de Jerez, si se me permite la observación, es que cuenta con un estupendo anfiteatro en el que sentarse a descansar, de manera que si te cansas del calor o de la gente, sales y te sientas allí, cosa que no pudimos dejar de hacer. Puesto que caminamos hasta decir basta. También hay que recordar el salón de eventos con el que cuenta Ifeca, lo que hace que el espacio esté más repartido y la gente no se amontone, como suele ocurrir en estos eventos.

Las actividades fueron varias y diversas, aunque la estrella de la jornada fue la charla con los dobladores de Dragon Ball, en concreto acudieron Ángel Corpa (doblador de Freezer), Ángeles Neira (directora de doblaje de gran parte de la serie y dobladora de Krilín), José Antonio Gavira (segundo de los dobladores de Goku), Julia Oliva (dobladora de Chicíh), Luis Fernando Ríos (primer doblador de Piccolo en la serie y de Trunks adulto del futuro) y Mercedes Hoyos (dobladora de Videl y encargada de dirigir el doblaje de la película Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses).  

Así como Migeru (Miguel Martínez) y Clarens (Néstor Rubio), autores de varios libros sobre el universo Saint Seiya. Las colas para ver a los primeros fueron kilométricas, por ello ni siquiera lo intentamos y nos quedamos charlando en el anfiteatro. Además de ello, los asistentes pudieron disfrutar de una pasarela de Lolitas, los concursos, videojuegos y algunos talleres de lo más interesantes.




Sobre las tiendas, un poco parecido a cualquier tipo de eventos, aunque este año, lo cierto es que vi un poco más de variedad: Naruto, One Piece y Bleach dejaron también paso a otras series como Madoka Magica, K´On o Shingeki no Kiojin. Además también pudimos encontrar otro tipo de Merchandising, una amiga se hizo con una figura de Ezio Auditore del Assasin´s Creed de lo más conseguida y mi acompañante y yo conseguimos unas pociones de Harry Potter preciosas, además de una tercera que le regalamos a Agnes. Nos hicimos con Felix Felicis, Verita Serum y la Poción Multijugos.

Otro detalle que me gustaría destacar es la calidad de los cosplays de este año. O estos cuatro años la gente ha mejorado mucho o es que yo tenía una ida un poco desvirtuada de las capacidades de mis compañeros frikis. Madoka Magica, Final Fantasy, One Piece, Fate Stay Night, Card Captor Sakura, Pandora Heart´s, Romeo + Juliette, incluso Hatty Potter, Los Vengadores y la película de Disney Frozen tuvieron su representación en el evento.

No nos quedamos para el concurso de cosplay, pero he podido saber que un grupo que iba de Drago Age se hizo con el premio al mejor grupal, mientras que las chicas de Frozen y las de Bleach (Rukia e Inoue) consiguieron menciones especiales. Lo cierto es que el nivel estaba bastante alto.

En general, fue un evento interesante, en el que disfruté a tope y al que le vi muchas mejoras comparado con anteriores ediciones, como los sitios para comer en el evento. De hecho incluso había un stand de Telepizza, además de comida tradicional japonesa o dulces. Pondré solo una pega: me moría por un café y no pude tomarlo, pero espera que en próximos eventos el asunto mejore, en cualquier caso, me llevo un grato recuerdo.



Con la ayuda de http://tecnoslave.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario