sábado, 24 de mayo de 2014

Doraemon


Doraemon es sin duda una de las series infantiles que todo el mundo ha visto, dando igual la edad que esa persona tenga, decir el nombre del gato cósmico azul y sin orejas, es sinónimo de una regresión a la infancia y de recuerdos bonitos delante de la televisión. Por eso queremos rendirle este homenaje desde aquí, porque Doraemon ha formado parte de la infancia de todos, e incluso también de nuestra vida adulta.

La trama de los episodios es bastante simple y se va repitiendo con ligeras variantes. Doraemon posee un bolsillo de dónde saca todo tipo de aparatos futuristas para ayudar a Nobita. Nobita, un mal atleta y peor estudiante, vago y acosado constantemente por los matones, suele salir llorando y pidiendo a Doraemon algún aparato para vengarse o para arreglar sus problemas en general. Sin embargo, Nobita suele ir demasiado lejos y se mete en más líos.

Como sucede con series de nuestra infancia como Marco o Heidi, nuestros padres no sabían hasta hace relativamente poco que Doraemon no es más ni menos que anime japonés, para niños, pero anime al fin y al cabo. Al menos en mi caso me costó bastante convencer a mis padres que desde bien pequeña todo el mundo anime ya llamaba mi atención.

Doraemon fue protagonista de una primera serie de 52 episodios, producida por TMS Entertainment para NTV, emitida desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre de 1973, que no tuvo éxito.

A Doraemon le llegó el éxito en el anime con la segunda serie, producida por Shin-ei Animation para TV Asahi. Emitida desde el 2 de abril de 1979 hasta el 18 de marzo de 2005, consta de 1787 episodios que la convierten en la segunda serie de anime más larga de la historia por detrás de Sazae-san.

Actualmente Doraemon es protagonista de una tercera serie, producida por Shin-ei Animation para TV Asahi, de igual éxito que su predecesora. Se emite desde el 15 de abril de 2005, con cerca de 600 episodios emitidos.

Parece que Doraemon aún tiene una larga vida por delante en lo que a televisión se refiere. Pero no sólo eso, y es que el gato sin orejas ha dado también el salto al cine. En 1980 se produjo la primera de una serie de películas anuales. Las películas se orientan más en el género de las aventuras, tomando a los personajes con sus rasgos y comportamiento y situándolos en una gran variedad de escenarios exóticos y peligrosos. Nobita y sus amigos han visitado la era de los dinosaurios, las profundidades del espacio, el corazón de África (donde conocen una raza de perros bípedos inteligentes), los lugares más profundos del océano y un mundo de magia. Algunas de las películas están basadas en lugares legendarios (como la Atlántida) y obras literarias (Viaje al Oeste y las 1.001 Noches o la leyenda de las sirenas). Otras tratan otros temas, especialmente el medio ambiente y el uso de la tecnología.

A continuación os voy a contar algunas curiosidades con respecto a Doraemon. El nombre de Doraemon proviene de la unión del nombre de unos pastelitos típicos japoneses rellenos de judía dulce, los dorayakis (los pastelitos favoritos de Doraemon; dulce cuyo nombre viene por su forma redondeada, ya que "Dora" significa Gong en Japonés), junto al sufijo -emon (un sufijo muy antiguo utilizado en la época de los samuráis). 

Planeta DeAgostini publica el manga en España. Además, en Hispanoamérica y España, el nombre de la serie de dibujos animados es Doraemon: El gato cósmico.

Doraemon es un gato robot que, en un principio es de color amarillo y tiene orejas, pero tras un accidente
con unos ratones robots, se queda sin ellas, de allí viene su miedo por los ratones. Su color azul se debe al haber llorado durante tres días y tres noches: eso le cambia la voz, que se le vuelve aguda, y hace saltar la pintura de su cuerpo metálico, revelando el bonito color azul que tenía debajo de la capa amarilla.
Este aspecto físico le fastidia mucho, y más, si, durante la serie, desconocidos, o gente que no lo conoce le llama mapache por sus grandes ojos y su cara redonda. Su hermana Dorami, conserva todas las características de su origen y ayuda a pensar o imaginar como era Doraemon en un principio.


Curioso, ¿verdad? Doraemon tiene mucha más historia detrás de lo que pensábamos, y es mucho más que una serie infantil japonesa, es un pedazo de nuestra infancia. ¡Gracias Doraemon por tantos momentos divertidos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada