Aventureros al tren


Aventureros al tren es un juego de mesa para las personas a las que les gusta viajar y pasar un buen rato entre amigos creando rutas para llegar a los destinos propuestos y si con ello se consigue ser el ganador de la partida pues mejor que mejor.

El modo de juego es el siguiente: Los jugadores acumulan cartas que les permiten conectar diferentes ciudades a lo largo y ancho de Europa. Mientras más largos son los recorridos, más puntos se ganan. Quienes consigan cumplir con sus Billetes de Destino conectando dos ciudades lejanas, y quienes consigan construir la ruta ferroviaria continua más larga, ganarán puntos adicionales.

Aventureros al Tren es un juego de tablero de duración relativamente corta (1 hora), diseñado para que jueguen de 2 a 5 personas.

El juego es de Days of Wonder y para quien lo conozca sabrá de la calidad que le da a sus productos y este es uno de sus números uno, y no se queda atrás. El tablero es muy bonito y colorido. Representa a un mapa de Europa, donde vienen todas las ciudades más representativas unidas por rutas de tren. Cabe destacar la situación un poco movida de algunas ciudades que no concuerdan con su localización exacta, pero que está así para que sirva a los intereses del juego.


También tenemos un montón de cartas con vagones de muchos colores (y locomotoras multicolor que hacen de comodín), y otras tantas cartas de objetivos con rutas a completar. Además el juego cuenta con marcadores de puntuación de madera (uno para cada color). Los componentes que más llaman la atención a cualquier foráneo de los juegos de mesa son un porrillo de vagones de tren de diferentes colores para cada jugador (45 vagones x 5 colores). El juego viene con unos pocos vagones extra, por si se pierde alguno de los otros, lo que es muy de agradecer. Por último unas fichas de estación (3 por jugador), que es algo que no existía en la edición USA del juego. El juego desplegado y con todos los trenecitos recorriendo ciudades queda realmente aparente.


Cómo se juega:

Cada jugador recibe los 45 vagones del color que ha elegido, sus 3 estaciones y cinco cartas de vagón del mazo (el resto de estas cartas forman el mazo para robar). Además cada jugador recibe tres cartas de objetivo de rutas que tienen que completar (1 ruta larga y 2 cortas), de las cuales se tiene que quedar al menos con 2. La diferencia entre rutas largas y cortas es que las primeras son más difíciles de completar ya que unen ciudades más distantes, pero en cambio dan más puntos sí las consiguen completar. Además este tipo de rutas solo se consiguen al inicio de la partida, las cartas de rutas cortas se pueden coger también durante el desarrollo del juego.

Del mazo de cartas de vagón se descubren 5 cartas y cuando alguien robe puede hacerlo del mazo oculto o coger una de las 5 visibles (la cual se repone en el momento). Esto es un pequeño toque estratégico para suavizar un poco el azar de coger cartas del mazo.

El turno: Cada jugador en su turno tiene 4 opciones:
Robar dos cartas del mazo, también puede robar de las 5 visibles. En el caso de que entre las cartas visibles una de ellas sea un comodín (locomotora multicolor), y el jugador decide que quiere esa carta, no podrá robar una segunda carta.

Unir una ruta entre dos ciudades: Las ciudades en el tablero vienen unidas por rutas donde especifica cuántas cartas y de qué color son necesarias para unir esas ciudades. Por ejemplo para unir Madrid y Cádiz se necesitan 3 cartas de color naranja. Un jugador se descarta de estas 3 cartas y pone 3 vagones que rellenan estos espacios. Se pueden usar los comodines como un color cualquiera.

Existen 4 tipos de rutas: Rutas con un color específico. La del ejemplo de antes; Rutas grises. Se pueden rellenar con cartas de cualquier color (pero todas las cartas de un mismo color); Rutas de ferrys. Esto es nuevo en la versión Europa. Son como las anteriores pero se necesita que 1 o varias cartas de las que se usan para unir los destinos sean locomotoras (viene especificado en la ruta); Rutas de túnel. También nuevo en esta versión. Pueden ser grises o de un color. Marcan el mínimo de cartas que necesitas para completarla, pero no sabes el máximo hasta que decidas hacerlo, ya que en ese momento se sacarán 3 cartas del mazo y todas la que coincidan con el color que se está completando (incluido comodines) harán aumentar el número necesario para hacer esa ruta.

Coger nuevas cartas de destino: Se roban 3 cartas de objetivos y debe quedarse con una como mínimo.
Poner una estación en una ciudad: Esto es también nuevo en esta versión. Se pueden usar estas estaciones para “utilizar” una ruta entre 2 ciudades de otro jugador como si fuera propia. Así si alguien cierra el camino (intencionadamente o no) que tenías pensado para completar un objetivo puedes usar una de estas estaciones para ayudarte a completarlo. Eso sí, el coste no es gratuito ya que, además de que el colocar una estación cuesta cartas de tu mano, éstas darán puntos extras a quien las conserve al final del juego, por lo que se deberá intentar de utilizarlas solo en casos muy necesarios.

Así ronda tras ronda la gente va robando y poniendo trenecitos, intentando unir sus objetivos, sin que se note demasiado para que algún listo no te corte el camino, y cogiendo nuevos objetivos. Cuando un jugador se queda con 2 o menos vagones se realiza una ronda final y termina el juego.

Se suman puntos por todos las ciudades unidas (esto se ha hecho durante el juego). Se suman puntos por los objetivos cumplidos y se restan por los no cumplidos. Se dan cuatro puntos por cada estación conservada. Y hay una bonificación de diez puntos por la ruta de trenes continuada más larga.


Como veis Aventureros al tren es un juego dinámico, para nada aburrido y lleno de pequeños elementos que hacen que tengas que estar con mil ojos para ver las estrategias de tus adversarios, sin duda es uno de los juegos más divertidos a los que he jugado y es una opción para tardes-noches aburridas.

Comentarios