miércoles, 30 de julio de 2014

Kyoto

Bienvenidos a Kyoto…

La palabra, en castellano, significa algo así como ‘Ciudad Capital’ y se hizo con este nombre, precisamente, por haber sido entre los años 794 y 1868 en la ciudad más importante de Japón, en su capital. Durante ese tiempo, se convirtió en la sede de la Corte Imperial y otras instituciones del Estado, pero finalmente se decidió trasladar el emplazamiento a Tokio, quedando la ciudad relegada a un segundo plano.

En cualquier caos, y como recuerda Wikipedia, Kyoto sigue siendo un bello enclave para visitar si tenéis la oportunidad de ir a Japón (Agnes y una servidora haremos el viaje en cuanto podamos, estad seguros de ello). Se encuentra en la parte central de la isla de Honshu y es la capital de la Prefectura homónima y tradicionalmente también ha sido considerada capital de la Región de Kansai, aunque ésta sea solo una referencia geográfica más que un territorio administrativo concreto.



De vuelta la historia, Kyoto también tuvo su papel en la Segunda Guerra Mundial, pues fue la única ciudad japonesa no bombardeada por la fuerza aérea estadounidense y actualmente sigue siendo uno de los núcleos urbanos más importantes del país. A finales de 1997 se firmó en ella un protocolo que perseguía el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global, ‘El Protocolo de Kyoto’.

Entre sus monumentos más representativos se encuentran el Palacio Imperial, el Castillo Nijō, el Kinkaku-ji y el Ginkaku-ji, o el Santuario Heian, el Fushimi Inari-taisha o el Santuario Kamigamo, además de otros muchos. Cuanta, además con la Universidad de Kyoto, fundada en 1897 y con 22.192 alumnos, es considerada como una de las mejores universidades en Japón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada