Cosas de Casa

Posiblemente aquellos que crecieron en los noventa, como yo misma, hayan amagado una sonrisa al leer de qué iba la entrada de este mes de 'Los clásicos nunca mueren'. Si, amigos, hoy os quiero hablar de Cosas de Casa (Family Matters en su versión estadounidense).


En principio, la serie trataría exclusivamente de la familia Winslow, formada por Carl (Reginald VelJohnson), el cabeza de familia, su mujer Harriette (Jo Marie Payton), una simpática ascensorista y sus hijos Eddie (Darius McCrary), Laura (Kellie Shanygne Williams) y Judie (a la que interpretaron Valerie Jones y Jaimee Foxworth y que despareció en la cuarta temporada de la serie sin pena ni gloria o explicación alguna). Igualmente, la familia la conformaba la madre de Carl, la entrañable Mama Winslow (Rosetta LeNoire) y la hermana viuda de Hariett, Rachel (Telma Hopkins), que traía consigo a su adorable hijo Richie (Bryton James).

Lo que nadie esperaba era el gran efecto que causó el vecino insoportable de los Winslow, el inaguantable Steve Urkel (Jaleel White). Decir que el eterno enamorado de Laura se convirtió en uno de los iconos de los años 90 no es descabellado, a fin de cuentas, ¿quién de nosotros no recuerda su cansino sonsonete ‘he sido yo’? En series actuales, como New Girl, hemos encontrado referencias sobre esta serie y el propio White ha aparecido en otras series imitándose a sí mismo, como en el Principe de Bel Air donde daba vida a uno de los novios de la joven Ashley.

La serie fue cambiando, incluso llegó a incluir viajes en el tiempo, cambios de personalidades, ciencia ficción… pero su sello divertido estuvo presente desde sus inicios, cuando era una simple comedia familiar. Vista en perspectiva, quizás era demasiado absurda y a día de hoy no me gustaría nada, por eso la dejamos en clásicos, porque tuvo su momento de oro, ¿quién podría olvidarse del coche en forma de huevo de Steve o su acordeón?


Comentarios