Si el miedo llama a la puerta… ¡abre para regalar dulces!

Me confieso con vosotros… soy fan de Halloween. Comprendo perfectamente a aquellos a los que les parece una americanada, los que la tachan de fiesta pagana; en primer lugar, Halloween proviene de la fiesta celta de Samhain, y por tanto no tiene por qué ser de uso exclusivo de los yankis; por otra parte, ¿qué hay de malo en adoptar una tradición tan divertida y terrorífica?
Si no tenéis niños que quieran ir de casa en casa pidiendo caramelos, podéis optar por dos tipos de celebraciones diferentes: quedaros en casa viendo pelis de terror o asistir y/o celebrar una fantástica fiesta de Halloween.
En cualquiera de los casos, lo indispensable es disfrazarse, y si se trata de un disfraz low cost pues mucho mejor. Con maquillaje y un poquito de atrezzo podréis convertiros en brujas o vampiresas en cuestión de minutos.




Y si tenéis un poco de maña con los pinceles, con unos sencillos leggins negros y una camiseta a juego, podéis convertiros en la “santa muerte” como la actriz Kate Hudson o yo misma el año pasado. Os aseguro que causará sensación.


En el caso de que hayáis decidido convertiros en anfitriones de una fiesta de Halloween, os recomiendo que le echéis un vistazo al blog de La chica de la casa de caramelo y que os inspiréis con sus maravillosas ideas… ¡son terroríficamente geniales!







Un DIY que he encontrado en la página de Star en rojo y que me ha encantado es el de las pinzas decoradas. Las podéis usar para colgar láminas, fotos o cualquier otro adorno de Halloween que se os ocurra para decorar vuestra casa.



Si por el contrario, decidís quedaros en casa, no hay mejor plan que un bol de palomitas y una sesión de cine de terror. Aquí van mis recomendaciones:

- La opción segura: la saga Scream


Me encantan, no lo puedo evitar. Se que muchos las odian, pero son tan divertidas y tan de los 90 (dado que la última es de hace apenas unos años, me refiero sobre todo a las dos primeras) que no puedo evitar sentirme trasladada de nuevo a mi adolescencia. La cuatrilogía de Wes Craven, aderezada con los frescos e inteligentes diálogos de Kevin Williamson, os hará pasar una noche inolvidable pegados al sofá.

- Las opción más terrorífica:


Al final de la escalera, The ring e IT (Eso): para mí, esta es la tríada del terror absoluto. Con estas tres películas no conseguiréis pegar ojo en toda la noche (aunque quizás sea eso lo que busquéis ;-). Sólo aptas para terroradictos.

- La opción sorprendente:


Empezamos con una de mis películas favoritas de cuando era niña: La maldición de las brujas. Esta obra maestra de la factoría Jim Henson os sorprenderá porque es mucho más que una película para niños. La cabaña en el bosque es de esas que comienza siendo una cosa y termina siendo otra totalmente diferente; no quiero desvelaros nada más, pero u os encantará o la odiaréis, pero no os dejará indiferente. Escalofrío, dirigida por el actor Bill Paxton es otra de las pelis que me sorprendieron muy gratamente, a pesar de ser la menos terrorífica de la lista, si no la habéis visto aún, este es el momento perfecto.



Espero que estos consejillos o ayuden a pasar una buena noche de Halloween, yo sin duda los pondré en práctica.


Comentarios