jueves, 20 de noviembre de 2014

Familia Imperial Japonesa

Japón es un país que nunca dejará de sorprendernos, no solo por su fantástica cultura, comida o costumbres. Sino también su capacidad para aunar tradición y modernidad, y en este caso no hablamos de vestimentas o cultos, en esta ocasión, el tema es político, pues os hablaremos de la Familia Imperial.

Según la actual Constitución de Japón, el emperador es el símbolo de la nación y de la unidad del pueblo. Los demás miembros de la familia imperial cumplen con sus obligaciones ceremoniales y sociales pero no intervienen en asuntos gubernamentales, eso se lo dejan al Ejecutivo nipón.

Cabe destacar que la dinastía japonesa es la monarquía hereditaria continuada más antigua del mundo, de hecho la Casa Imperial japonesa reconoce la legitimidad de los ciento veinticinco monarcas que se han sucedido desde el ascenso del Emperador Jimmu, (cuya fecha tradicional es la del 11 de febrero del 660 a. C.) hasta llegar al actual Emperador, Akihito.

El emperador y la emperatriz, rodeados de sus hijos, sus nueras y sus cuatro nietos.
La monarquía de Japón es parlamentaria, de manera que (como ya decía antes) la Familia Imoereal convive con un Gobierno que está liderado por el primer ministro, Shinzo Abe. Pronto habrá elecciones por la reciente entrada del país en recesión, de manera que habrá que ver que ocurre.

Actualmente, la Familia Real está compuesta por:
- El emperador Akihito
- El heredero Naruhito
- El segundo hijo, Fumihito
- Masahito, el séptimo hijo del Emperador Hirohito y de la Empreratriz Nagako
- La princesa Misako, viuda del príncipe Norihito.

En octubre de 1947, se retiraron 11 familias de la Casa Imperial, de manera que ahora solo pertenecen a ella la línea de sucesión de varones descendientes del emperador Taisho. Dos años después el emperador se casaba con la emperatriz Michiko y desde entonces han estado al frente de la familia.


El príncipe heredero Nurihito está casado con Masako Owada, a la que eligió entre una lista que le ofrecieron, pero debió hacer la elección correcta, pues más de una vez ha declarado que está muy enamorado de ella. En 2001 nació su hija Aiko, lo que generó cierta polémica, sobre el cambio de la ley sucesoria en Japón, porque las mujeres no pueden goberdar y lo que ha sufrido a Owada en una gran depresión. Así que, de momento, no sabemos que ocurrirá con la Familia Imperial Japonesa, lo que no deja de producir debate, uno que seguiré, sin duda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada