El Mentalista

Que las madres de medio mundo andan enamoriscadas al protagonista de El Mentalista (Simon Baker interpreta al irreverente y resentido Patrick Jane) no es ningún secreto, eso lo sabe hasta quien no haya visto nunca la serie. Lo que quizás no sepáis muchos (o no exactamente) es qué argumento tiene la ficción de la CBS y para estoy yo aquí para hablaros un poco de El Mentalista.

La serie nos cuenta la historia de Patrick Jane, un famoso médium que se gana la vida apareciendo en programas de televisión y cuya vida cambia al convertirse en el objetivo de un asesino conocido como ‘John el Rojo’. Tras mencionarlo en uno de los programas a los que asiste, el criminal acaba con la vida de su mujer y su hija.

Desde ese momento, Jane vive por y para la venganza. Decide reconocer que nunca ha sido un psíquico con poderes, sino un mentalista y colabora con la agente de la policía Theresa Lisbon (interpretada por la ya conocida Robin Tunney) para encontrar un camino que le lleve hasta él y poder vengarse.

Con la séptima y última temporada emitiéndose en España en La Sexta, El Mentalista se ha convertido en una serie que ha sido capaz de aglomerar a un aluvión de seguidores, aunque también ha dejado a unos cuentos en el camino como (debo reconocer) ha sido mi caso. Aunque no descarto retomarla para terminarla, pues tiene fin ya anunciado.

En líneas generales, y sin meternos mucho en temas de trama, diré que a pesar de que es una serie en la que salen asesinatos, crímenes y cosas bastante serias, hay mucho humor en los guiones, empezando por el propio Jane, que es irónico, cínico y manipulador a más no poder. Pero no solo por él, Lisbon le aprieta las tuercas que da gusto y no solo a él, sino también a al resto del equipo con el que trabajan.

Ellos son: Kimball Cho (Tim Kang), un serio policía especializado en interrogatorios que además ha estado en el ejército y en un reformatorio por haber pertenecido a una banda juvenil; Wayne Rigsby (Owain Yeoman), es un hombre corpulento y normalmente bienintencionado que siempre está comiendo y que está perdidamente enamorado de su compañera Grace y Grace Van Pelt (Amanda Righetti), es la novota y debido a ello, Lisbon la protege e intenta que no salga demasiado a la calle e investigue con el ordenador, cosa que se le da muy bien. Ellos conforman el CBI (California Bureau of Investigation, El Buró de Investigación de California) y se encargan de resolver todo tipo de casos de la zona.


Usando las técnicas mentales de Jane y la capacidad justiciera de Lisbon, el equipo pronto se convierte en un potente aparato contra lucha contra el crimen, mientras el protagonista sigue buscando su ansiada revancha. Lo cierto es que he disfrutado mucho de las dos primeras temporadas de El Mentalista, pero al comenzar la tercera simplemente la dejé de lado, pues se me hizo pesada y un poco floja. Aunque viendo los anuncios de la televisión (y conociendo algunos spoilers) me dan muchísimas ganas de retomarla. Probablemente lo haga, ¿y vosotros también la habéis dejado, la estáis viendo? ¡Dejadnos vuestros comentarios!

Comentarios