Año nuevo japonés

Aunque los japoneses no celebran la Navidad, si cuentan con un año nuevo. Eso sí, al estilo japonés. Lo más destacado antes de hablar del mismo es que, antiguamente, coincidía con el calendario chino, a principios de la primavera, no obstante, a partir de 1873, la fecha se ajustó al calendario gregoriano, por lo que ahora los japoneses celebran el nuevo año el 1 de enero.

A continuación algunos detalles de cómo se celebra el Año Nuevo en Japón.


Es la fiesta más importante de todo el calendario japonés. Por tanto, no es de extrañar que durante los 3 o 4 días que dura la celebración, los japoneses limiten sus tareas y se dediquen a estar con la familia. Durante estos días, entre otras cosas, se realizarán divertidos juegos en familia o banquetes llenos de platos tradicionales.

Takoage y sus cientos de cometas
Entre los juegos podemos destacar el Takoage, que consiste en volar una cometa; el Komamawashi, muy similar a nuestra peonza; el Hanetsuki, parecido al bádminton o el Fukuwarai, en el que un niño con los ojos vendados dibujará los ojos, la nariz, boca y cejas en un papel en el que previamente habrá dibujada una cara.

El último día del año o, en ocasiones, la última semana del año, es el momento en el que los japoneses realizan el ritual osoji. Esto supone una limpieza general de la casa para el fin de año que simboliza la purificación física y espiritual de la suciedad acumulada durante el año. Así se expulsa en parte la mala suerte, dejando tan solo la bonanza preparada para el nuevo año.

Tras esta limpieza, las casas serán decoradas con elementos propios de estas fechas como
Kadomatsu
el Kadomatsu, ramas de pino que se colocan en la entrada de las casas. Estos pinos decorativos representarían la longevidad. Este adorno en concreto no se retirara hasta el 14 de enero.

Durante los días previos al 1 de enero, en las casas se prepara el osechi ryori, el menú que degustarán las familias durante el primer día del año ya que que no da buena suerte cocinar durante ese día.

Después de la cena del día 31 de diciembre, las familias escuchan el joya no kane. Se trata de 108 campanadas que suenan en los templos budistas. Estas campanadas los liberarán de los 108 peores pecados o los deseos mundanos que causan el sufrimiento en el hombre, según la doctrina budista. Tras estas campanadas, las familias más creyentes se acercan a algún templo para rogar por la felicidad de toda su familia y conocidos. Seguro que habéis visto muchos animes donde van al tempo en año nuevo con la familia, es muy típico ver esos momentos.

Durante la celebración se entregan los seibo, regalos elegidos para aquellas personas de quienes se recibió ayuda durante el transcurso del año, y el primero de enero se entregan todas las cartas de saludos de año nuevo que se guardaron en la oficina de correos para ser repartidas en un envío especial cada año.

Es también muy importante saldar las deudas antes de fin de año.


Como veis, la cultura japonesa es muy diferente a nosotros en lo que a celebrar la Navidad se refiere, pero aun así, los valores de estar con la familia, regalar e intentar acabar con buen pie el año viejo y entrar limpios al año nuevo están muy presentes, y es que al fin y al cabo, las entrada y salida del año representan lo mismo aunque hablemos idiomas diferentes.


Comentarios