miércoles, 25 de febrero de 2015

Coloretto


Uno de los juegos de mesa que más me han gustado en los últimos tiempos es el Coloretto. Es un sencillo juego de cartas en el que debes conseguir el mayor número de puntos posibles acumulando cartas de los mismos colores, aunque debes tener cuidado porque si coges demasiados tipos de colores, puntuarás negativamente.

Las cartas se colocan en filas y los jugadores deben ir robándolas para ir montando sus puntuaciones. A grandes rasgos, se trata de cierta estrategia, pues debes ir calculando (en la medida de lo posible) cuantos puntos llevan los contrincantes según sus robos. En cada turno todos los jugadores deben robar una carta y colocar otra.

En realidad, es un juego muy sencillo y rápido que no tiene demasiado misterio pero que es tremendamente entretenido y asequible para gente de cualquier edad. De hecho, en las instrucciones, se asegura que cualquiera con más de ocho años puede acceder a una partida de Coloretto.


El juego incluye 63 cartas de color (nueve cartas en cada uno de los siete colores), diez cartas +2, una carta última ronda, tres comodines, cinco cartas de fila, cinco cartas resumen, y 13 cartas en blanco.

Sobre el estilo de las cartas, cabe destacar que también es muy simple: camaleones de un solo color (gris, naranja, rosa, amarillo, azul y marón) y multicolores que son los comodines. El resto, simples flechas, cartas en blancos o números, que simbolizan puntos gratuitos. Un juego muy sencillo pero muy divertido ¿y no es eso lo qué se busca a la hora de jugar a algo con los amigos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada