Ludo Ergo Sum (LES) 2015

Ambiente del sábado
Alcorcón ha vuelto a convertirse en centro de reunión para los amantes de los juegos de mesa y de rol, pues este fin de semana han tenido lugar las Ludo Ergo Sum (LES). Como ya viene siendo una tradición, tuve la oportunidad de disfrutar de dos días llenos de juegos, risas, diversión y sobre todo reencuentros y amigos. Aunque os haré una crónica algo más concreta, lo primero que me gustaría destacar es que los voluntarios y organizadores se van superando año tras año y el evento cada vez tiene más calidad. Palabra de rolera. 

Debido a problemas técnicos de los que es mejor no hablar, solo pude asistir dos días a las jornadas que tienen lugar en el Pabellón M4 de la Calle Robles. A pesar de que los juegos de mesa me gustan, debo reconocer que soy una enamorada del rol, así que os hablaré sobre todo de estos últimos (podéis consultar las partidas en la web de la asociación Ludo Ergo Sum, de los que disfruté el sábado durante todo el día y el domingo por la mañana. 

La primera partida a la que pude acudir fui a Por un puñado de hierbas, de Xanágesis, un juego de fantasía urbana que aún no está a la venta. Tras esperar una cola no muy larga, porque fuímos de los primeros, aunque fueron muchos más los que se unieron a ella me tomé un café y me preparé para interpretar a unos seres provenientes de otro mundo que han trasmigrado su alma a cuerpos humanos y que deben vivir con sus recuerdos. No quiero contaros mucho más porque os estropearía la sorpresa, solamente os diré que es un juego muy recomendable y que merece la pena. El máster me pareció muy bueno y la historia (que no pudimos terminar) es muy chula. Si tenéis la ocasión de probar el juego merece mucho la pena.

Partida de Expedición a la Tierra Hueca
El sábado por la tarde, tras haber comido con algunos socios pero sobre todo amigos de nuestra Asociación, la Cofradía del Dragón, nos metimos en la piel de un grupo de mosqueteros. En Todos para uno Régime Diabolique, además, cuentas con el toque sobrenatural que ofrece el juego de Summum Creator. En nuestro caso, nos embarcamos en una investigación que nos hizo recorrer el París del siglo XVII e interrogar a varias personas que nos dieron pistas y chismes de lo más interesantes. El sistema de este juego me ha gustado mucho, las reglas Ubiquity me han parecido muy sencillas y que hacen el juego muy fluído. No creo que le pierda la pista.

Para el domingo, de nuevo un poco de café en las venas, volvimos a confiar en los chicos de Summum Creator y probamos Expedición a la Tierra Hueca. El libro aún no ha salido, de manera que puedo decir que tuvimos la exclusiva jugando a esta sesión introductoria. Con el mismo sistema que Uno para todos, en esta ocasión debes meterte en la piel de unos exploradores que se dirigen hacia una tierra desconocida donde todo puede pasar y de la que no dieré nada más, porque creo que es mejor jugar y verlo de primera mano. El trasfondo de esta partida me pareció muy interesante, así como la ambientación.

La verdad es que fue una buena elección de partidas y no me arrepiento de haberme apuntado a ellas, lo pasamos genial. Lo mismo que con el ambiente: mi chico, mis amigos de la Cofradía del Dragón y el resto de amigos y conocidos a los que siempre veo en este tipo de eventos (Los chicos de Holocubierta, Sombra, Nosolorol, Generación X, Atlántica, Arkania y los amigos del Cub Zona Oscura, entre otros) me han hecho pasar un fin de semana fantástico. 

Sobre los juegos de mesa, el primer año si que pedimos prestado alguno en la ludoteca y disfrutamos echando unas partidas, no he tenido demasiado contacto con ellos en esta ocasión, solo una partida “pirata”. Aunque, según pude ver por el ambiente, también hubo llenazo en las mesas dedicadas a ello. 

Igualmente, hubo miniaturas, demostraciones de juegos que aún no han salido, entre oras actividades. Por ejemplo, estuvieron por allí los chicos de Arcanya, juego que yo había probado en las últimas Pandacon y que tanto me gustó. Igualmente, hubo muchas maquetas y un ambiente distendido con la adhesión de nuevas tiendas y editoriales. Además la novedad de este año, la carpa, supuso un enorme desahogo a pesar de las más de dos mil personas que finalmente se inscribieron en las actividades.

Desde aquí solo me queda darle la enhorabuena a los incansables chicos de la organización y a los voluntarios, que se superan una y otra vez. El año que viene más pero no mejor porque eso es imposible. Recordad que los beneficios son para una buena causa.

Comentarios