lunes, 14 de diciembre de 2015

Expocómic 2015


El Expocómic de este año ha llegado a su fin y las sensaciones han sido bastantes positivas en su gran mayoría.

Ya desde el principio el evento tenía buena pinta, y es que uno de los aspectos más criticados en estos eventos son las colas interminables que se formabas debido al límite de aforo, colas que podían alargar la espera de los visitantes durante horas, pese a tener su entrada comprada con días de antelación. Pero esto no ha sucedido en esta ocasión, ya que fue llegar y besar el santo; ni cola para comprar entrada, ni cola para entrar en el recinto. La explicación a esto quizá sea el desanimo que cundió entre la gente y que provocó que no asistieran a este evento.

Una vez dentro del recinto nos encontramos con la distribución típica de estos eventos: dos plantas; en la que da a la entrada del hall nos encontramos a las diferentes asociaciones y en la de abajo, más grande y espaciosa, el escenario y todos los stands de merchandising y de algunas editoriales.

Debido a la nula masificación, la visita a los diferentes puestos fue cómoda, accesible y poco agobiante, lo que proporciono la posibilidad de poder ver y disfrutar de todos los productos con los que los diferentes stands nos querían tentar a comprar. Sin duda alguna esto fue un lujo ya que en otras ocasiones era prácticamente imposible poder ver nada y la lucha por mirar y comprar era constante,

También pude disfrutar de dos de las charlas que tuvieron lugar, las de los dobladores y sobre los cómics de Star Wars.

Y es que Star Wars ha sido la gran protagonista de este Expocómic 2015, ya que debido al cercano estreno de la nueva entrega pudimos disfrutar de una amplia colección de ilustraciones de los más diversos dibujantes donde además de disfrutar de su estilo, pudimos disfrutar de unas ilustraciones maravillosas y de gran calidad en su gran mayoría. Además, también pudimos ver a mucha gente disfrazada de los diferentes personajes de las películas.

Por desgracia no ha sido todo perfecto. Como viene siendo habitual la falta de un espacio habilitado para las personas que no queríamos comer de la cafetería del evento debido a los precios desorbitados, provocó que nos sentaramos en el suelo a comer… con la consecuente aparición de las personas del Staff indicándonos “amablemente” que no podíamos disponer de ese espacio para comer… Todo sería mucho más fácil si facilitaran un espacio para que la gente pudiera relajarse. 

También noté poca afluencia de stands, sobre todo en la zona de asociaciones. En otros eventos había mucha más afluencia y era divertido pasearse por ellos y ayudarles comprando sus productos. No sé la razón por la cual ha habido tan poca asociación, pero espero que en próximos eventos podamos disfrutar de ellas.

En definitiva, la despedida del Pabellón de Cristal estuvo muy bien, con sus cosas, pero bueno, ningún evento es perfecto. La próxima vez nos veremos en IFEMA, un espacio mucho más amplio y que puede dar lugar a muchísimas más posibilidades. Estoy segura de que será estupendo.

Antes de terminar, quiero agradecer a mi compañera Selene el que me facilitara las fotos para ilustrar esta reseña, ¡gracias!


No hay comentarios:

Publicar un comentario