miércoles, 10 de febrero de 2016

Alan Rickman


El pasado 14 de enero una noticia nos dejó completamente asolados a los fans de Harry Potter y a los amantes del cine en general: Alan Rickman nos dejaba a los 69 años de edad a causa de un cáncer de páncreas. Siempre es complicado leer este tipo de noticias, sobre todo porque todos conocemos o tenemos a alguien cercano con esta maldita enfermedad y afecta de manera especial.

Por eso en el Desván no hemos querido dejar pasar por alto el momento para rendirle un sentido homenaje, recordarle como el grandísimo actor que fue y cuyas películas quedarán en el corazón de todos.

D.E.P. Alan.

Puede que muchos conozcáis a Alan solo por su papel en Harry Potter como el Severus Snape, pero su carrera estuvo plagada de otros muchísimo papeles que le alzaron al estrellato y por los que se gano el respeto de la gente.

Fue en febrero de 1978 cuando debutó en su primer papel televisivo como Teobaldo en la obra de teatro Romeo y Julieta en formato de miniserie para la cadena BBC. 

En 1982 protagonizó su primera película para televisión, Busted. Ese mismo año alcanzó el reconocimiento de público y crítica por su papel de Reverendo Obadiah Slope en una adaptación de Las torres de Barchester, de Anthony Trollope llamada The Chronicles of Barsetshire, también para la BBC.

Otros trabajos notables para la televisión incluyen: The Preacher, dentro de la serie Revolutionary Witness (1989), que conmemoraba los doscientos años del inicio de la Revolución francesa; Rasputín (1996), película para laHBO sobre la vida de Grigori Rasputín y por la que recibió, entre otros premios, un Emmy y un Globo de Oro; Something the Lord Made (2004), también para la HBO; y A Song for Lunch (2010). La película Truly, Madly, Deeply (1990), traducida a veces como Un fantasma enamorado, fue grabada para emitirse por televisión, pero después del gran éxito cosechado en el Reino Unido, se adaptó al formato cinematográfico en 1991.

En teatro saltó a la fama en Les liaisons dangereuses (Las amistades peligrosas, 1985-1987), una novela epistolar de Pierre Choderlos de Laclos, adaptada por Christopher Hampton y dirigida por Howard Davies. Rickman interpretó al Vizconde de Valmont y Lindsay Duncan a la Marquesa de Merteuil. Su enorme éxito en el West End y Broadway llamó la atención de las productoras de Hollywood, que en seguida quisieron hacerse con los derechos de la obra para realizar una película en la que no contaron con ninguno de los actores de la obra de teatro.

Entró en la Royal Shakespeare Company por primera vez en 1978 y, tras abandonar la compañía unos años después, volvería de nuevo en 1985. En esta segunda etapa interpretó papeles como: Henrik Hoefgen, en la adaptación teatral de la novela Mephisto (1986); Jacques, en Como gustéis (1985); Aquiles, en Troilo y Crésida (1985); Hamlet, en su homónima (1992); Antonio, en Antonio y Cleopatra (1998).

Otras representaciones importantes incluyen Private Lives (2001-2002), de Noël Coward, de nuevo con Howard Davies de director y Lindsay Duncan de co-protágonista; John Gabriel Borkman (2009) de Henrik Ibsen, junto a Lindsay Duncan y Fiona Shaw; y Seminar (2011-2012), con guion original de Theresa Rebeck, dirigida por Sam Gold y coprotagonizada por Jerry O'Connell, entre otros.

En 1988, y tras una dilatada carrera teatral, actuó en su primera película: Die Hard, a las órdenes de John McTiernan, lo que supuso el inicio de una destacada carrera cinematográfica. En la cinta interpreta al villano Hans Gruber, un genio alemán y terrorista que planea el secuestro de un edificio llamado Nakatomi Plaza, con el fin de sustraer todas las riquezas que en este se encontraban mientras a la postre toma a todos sus empleados como rehenes cuando estos celebraban la fiesta de Navidad.

Durante los años siguientes actuó en varias películas, entre ellas Robin Hood, príncipe de los ladrones (1992), Sentido y sensibilidad (1995), Dogma (1999), la parodia de Star Trek titulada Héroes fuera de órbita (1999), Love Actually (2003), la película de Tim Burton, Sweeney Todd (2007) -basada en el musical de Broadway, en la que interpreta al juez Turpin- y todas las entregas de la serie de Harry Potter (2001, 2002, 2004, 2005, 2007, 2009, 2010, 2011), basada en las novelas de la autora británica J. K. Rowling, donde interpretó al profesor Severus Snape y por la que ha recibido numerosos elogios y se lo califica como uno de sus mejores trabajos. Cabe destacar que fue Rowling quien propuso a Rickman para el papel y es uno de los pocos actores a los que ha contado algunos secretos sobre sus personajes antes de que fuesen revelados en los libros.

En 1997 rodó su primera película como director cinematográfico, El invitado de invierno, protagonizada por Phyllida Law y Emma Thompson. En 2014 estrena su segundo film como director, A Little Chaos, en el que Rickman interpreta al rey Luis XIV. La cinta contó con las actuaciones de Kate Winslet, Matthias Schoenaerts, Stanley Tucci, Helen McCrory y Steven Waddington, entre otros.

En cuanto a su vida personal, en 2012 contrajo matrimonio con la política Rima Horton, con quien mantenía una relación desde 1965. La ceremonia se celebró en secreto en Nueva York y el hecho fue revelado solo tres años después. Hasta el año 1977 mantenían residencias separadas, pero ese año adquirieron una residencia común en Hammersmith.

Como veis Alan ha sido mucho más que Snape, aunque éste haya sido su papel más sonado. Fue un hombre extraordinario que llevo la cultura inglesa por todo el mundo y al que tenemos que agradecerle mucho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario