David Bowie


Como también hicimos el pasado mes con Alan Rickman, en el Desván creemos que David Bowie, otro de los grandes que nos dejó a comienzos de este año, merece también un pequeño homenaje desde nuestro rincón.

David Bowie no ha sido nunca mi cantante favorito, pero si es cierto que es de admirar todo lo que ha aportado a la música; un estilo propio con una música que, con tan solo escuchar los primeros acordes, ya sabías que era de Bowie, un modo peculiar de vestir y de peinarse que hizo que fuera tendencia y todos sus seguidores se animaran a imitar su estilo y un modo de vida que interesó sobremanera a todos los periodistas, copando gran parte de las portadas del corazón de la época. 

Sin duda alguna, Bowie vivió como quiso y eso se reflejaba en su música. A continuación, nuestro pequeño homenaje.

David Robert Jones (Londres, 8 de enero de 1947-Nueva York,10 de enero de 2016), más conocido por su nombre artístico David Bowie fue un músico y compositor británico, quien ejerció a su vez de actor, productor discográfico y arreglista. Figura importante de la música popular durante más de cinco décadas, Bowie es considerado un innovador, en particular por sus trabajos de la década de 1970 y por su peculiar voz, además de la profundidad intelectual de su obra.

A pesar de haber lanzado un álbum (David Bowie) y varios sencillos antes, Bowie consiguió notoriedad en julio de 1969, cuando su sencillo «Space Oddity» llegó al top 5 de la lista británica de sencillos. Después de tres años correspondientes a una etapa de experimentación, resurgió en 1972, en plena era del glam rock, con su extravagante y andrógino álter ego Ziggy Stardust, gracias a su exitoso sencillo «Starman» y el disco The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars. David Buckley, su biógrafo, describe el impacto de Bowie de esa época diciendo que «retó al núcleo de la música rock de la época» y «creó, posiblemente, el personaje más importante de la cultura popular». La relativamente corta vida de Ziggy probó ser solo una faceta de una carrera marcada por continuas reinvenciones, innovaciones musicales y presentaciones visuales de todo tipo.

Bowie consiguió, en 1975, su primer éxito en Estados Unidos, gracias a su exitoso sencillo «Fame», coescrito con John Lennon y a su disco Young Americans, del cual dijo él mismo que era el disco definitivo del plastic soul (término acuñado por un músico de raza negra para describir a un artista blanco interpretando música soul). El sonido significó un cambio radical del estilo que le había hecho famoso en el Reino Unido. Después de esto, confundió tanto a su discográfica como a sus seguidores estadounidenses con el disco minimalista Low (1977), la primera de tres colaboraciones con Brian Eno. Todos estos álbumes, conocidos como la «Trilogía de Berlín», entraron en el top 5 británico, además de recibir elogios de la crítica.

Después de disparejos éxitos comerciales a finales de la década de 1970, consiguió números uno en el Reino Unido con el sencillo «Ashes to Ashes» y su correspondiente álbum, Scary Monsters (and Super Creeps). Colaboró con Queen en el número uno de las listas de venta «Under Pressure» para, poco después, volver a conseguir un éxito comercial con su disco de 1983Let's Dance, del que se extrajeron los exitosos sencillos «Let's Dance», «China Girl» y «Modern Love». A lo largo de las décadas de 1990 y 2000, Bowie siguió experimentando con distintos estilos musicales, incluyendo blue-eyed soul, industrial, adult contemporary y jungle. No salió de gira desde su gira musical entre 2003 y 2004 A Reality Tour y no se presentó en vivo desde 2006. Su más reciente disco Blackstar salió al mercado el 8 de enero de 2016, apenas tres días antes de su fallecimiento.

Ha vendido, aproximadamente, 136 millones de discos a lo largo de su carrera. Ha recibido nueve discos de platino, once de oro y ocho de plata en el Reino Unido y cinco de platino y siete de oro en Estados Unidos. En 2004, la revista Rolling Stone le posicionó en el puesto número 39 de su lista de los cien artistas de rock más importantes de todos los tiempos y en el puesto 23 de su lista de los mejores cantantes de todos los tiempos.
Bowie como rey de los goblins, su papel más icónico
Los comienzos de su carrera actoral anteceden su éxito como músico. Habiendo estudiado teatro vanguardista y el arte del mimo bajo la dirección de Lindsay Kemp, actuó en el papel de Cloud en la producción de Kemp de 1967 Pierrot in Turquoise (convertida posteriormente en la película de televisión de 1970 The Looking Glass Murders). En el cortometraje en blanco y negro The Image, encarnó a un niño fantasma que emerge de un cuadro de un pintor bastante turbado para embrujarlo. El mismo año, apareció como extra en la película basada en la novela cómica de 1966 The Virgin Soldiers. En 1976, ganó prestigio por su primer papel protagónico, encarnando a Thomas Jerome Newton, un extraterrestre de un planeta en vías de extinción en El hombre que vino de las estrellas, dirigida por Nic Roeg. En Just a Gigolo, una producción anglo-germana dirigida por David Hemming, Bowie actuó en el papel protagónico del oficial prusiano Paul von Pryzgodski, quien, regresando de la Primera Guerra Mundial, es descubierto por una baronesa (Marlene Dietrich) y se convierte en uno de sus gigolós.

Bowie también trabajó en la producción teatral de Broadway The Elephant Man, y recibió alabanzas por su expresiva interpretación. Interpretó su papel 157 veces entre 1980 y 1981. En la película Christiane F. – Wir Kinder vom Bahnhof Zoo, un filme biográfico de 1981 que describe la drogadicción de una joven en el oeste de Berlín, Bowie aparece en un cameo, interpretándose a sí mismo dando un concierto en Alemania. En su banda sonora, Christiane F. (1981) figura mucho material de sus discos de «Berlin Trilogy». Bowie figuró también en El ansia (1983), una película de vampiros con Catherine Deneuve y Susan Sarandon. En el filme de Nagisha Oshima del mismo año, Feliz Navidad, Mr. Lawrence, basada en la novela de Laurens van der Post The Seed and the Sower, Bowie personificó a Jack Celliers, un prisionero de guerra en un campo de internamiento japonés. Otro músico, Ryuichi Sakamoto, interpretó al comandante que se sentía minado por el comportamiento estrafalario de Celliers. Después, Bowie tuvo un cameo en Yellowbeard, una comedia de piratas de 1983 creada por los miembros de Monty Python y un pequeño papel como Colin, el sicario en la película de 1985 Into the Night. Sin embargo, declinó interpretar al villano Max Zorin en la película de James Bond de 1985 A View to a Kill.

Absolute Beginners (1986), un musical de rock basado en la novela de Colin MacInne de 1959 sobre la vida en Londres, cuenta con la música de Bowie y él mismo interpreta un papel menor en ella. En el mismo año, actuó en Labyrinth, en el rol de Jareth, el rey de los goblins. Dos años más tarde, actuó en el papel de Poncio Pilatos en la película deMartin Scorsese La última tentación de Cristo. Bowie encarnó a un descontento empleado de restaurante, junto a Rosanna Arquette en The Linguini Incident (1991) y al misterioso agente del FBI Phillip Jeffries en la película de David Lynch Twin Peaks: Fire Walk with Me (1992). Interpretó un pequeño pero fundamental papel como Andy Warhol en Basquiat (1996), una película biográfica sobre Jean-Michel Basquiat dirigida por Julian Schnable y participó en spaghetti western Il Mio West, interpretando al más temido pistolero en la región. Encarnó al anciano gánster Bernie en Everybody Loves Sunshine (1999) y figuró en la serie televisiva de terror The Hunger. En la película Boys don't cry (1999), de Kimberly Peirce, aparece en la barra del bar donde Brandon Teena conoce a Lana. En Mr Rice's Secret (2000) interpretó al vecino de un niño de doce años con una enfermedad terminal y al año siguiente apareció interpretándose a sí mismo en Zoolander. También hizo de sí mismo en un capítulo de la serie Extras escrita y dirigida por Ricky Gervais.

Bowie actuó en el rol del físico Nikola Tesla, junto con Christian Bale y Hugh Jackman en The Prestige (2006), un filme de Christopher Nolan basado en la novela epistolar de Cristopher Priest sobre la rivalidad de dos magos a principios del siglo XX. Dio voz al villano Maltazard en la película animada Arthur y los Minimoys, como así a un personaje en el telefilme SpongeBob's Atlantis SquarePantis. En el filme de 2008 August, dirigido por Austin Chick, obtuvo un papel secundario como Ogilvie y trabajó junto a Josh Harnett y Rip Torn, con quien había colaborado en El hombre que vino de las estrellas.

El 10 de enero de 2016, dos días después de su 69 cumpleaños y el lanzamiento del álbum, Blackstar, Bowie murió de cáncer de hígado en su casa de Nueva York. Había sido diagnosticado con dicha enfermedad dieciocho meses antes, pero no lo había hecho público.

Os dejamos con uno de sus temas más conocidos: Heroes.





Comentarios