martes, 24 de mayo de 2016

El rescate del talismán

Volvemos a llenarnos de nostalgia en El Desván. En esta ocasión os hablamos de programa de televisión que retransmitían en TVE y que consistía en recuperar el talismán que un señor oscuro había robado. Sí, amigos, os hablamos de El Rescate del Talismán, un programa que tuvo a millones de niños enganchados a la televisión entre 1991 y 1994 y que tuvo en total 78 episodios.

En concreto, uno de los concursantes llevaba un caso que le impedía ver y el resto del equipo (eran cuatro en total) junto a un mago le ayudaban a cruzar salas generadas por ordenador en las que debía enfrentarse a un reto físico o mental. De fallar, era capturado y sustituido por otro miembro del equipo. Si en algún momento tres de los compañeros eran apresados acababa el juego. La excepción era si el penúltimo de los concursantes fallaba (precisamente) en la penúltima sala. Entonces, el mago en solitario era quien le guiaba. A lo largo del juego, los concursantes obtenían objetos mágicos y pistas que les abrían el camino al trono del rey, que les daba la contraseña para acabar con El Señor de la Maldad.


En mi infancia, este tipo me daba mucho miedo, pues era un ser muy siniestro vestido con una túnica y una capucha negra y ojos rojos que brillaban. Al menos, el concursante que llegaba hasta él podía decir la contraseña sin el casco, porque estoy segura de que lo hubiera pasado incluso peor. Si lo conseguía, los compañeros caídos en pruebas anteriores eran rescatados y el equipo ganaba el concurso. En la primera edición, el espacio estaba patrocinado por Sega y los chicos se llevaban consolas, más adelante los premios fueron sustituidos por ordenadores. La verdad es que era u concurso muy chulo, basado en le programa británico Knightmare

Como persona que nació en los 80 y creció en los 90 debo decir que probablemente si volviera a ver este concurso detectara muchos fallos que no veía en su momento. Sin embargo creo que programas como El rescata del talismán o La noche de los castillos eran fantásticos y es una pena que ya no existan concursos así. Os dejo la cabecera para que podáis recordar disfrutando nuestros tiempos mozos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario